Sociedad Mariológica Española
Pertenecer a la S.M.E.


La SME tiene, según los Estatutos, una Junta Directiva que se preocupa de coordinar e impulsar todos los proyectos de la misma SME, especialmente de preparar la reunión anual, y de editar el volumen de Estudios Marianos.

Dicha Junta Directiva está compuesta por un Presidente, un Vicepresidente, unos Vocales, un Secretario, y un Tesorero. La primera Junta Directiva estuvo formada por los siguientes miembros: Presidente: Narciso García Garcés CMF; Secretario: Angel Luis Iglesias CSSR; Vocales: José María Bover SJ, Gregorio Alastruey Pbro, Manuel Cuervo OP, Santiago Alameda OSB.

Han sido también Presidentes José Antonio Aldama SJ (1954-1957), Cándido Pozo SJ, Enrique Llamas OCD, Gaspar Calvo Moralejo OFM, Félix Ochayta Pbro.

En la actualidad se compone de los siguientes miembros: Presidente: Enrique Llamas OCD (Salamanca), Vice-Presidente: Luis Díez Merino CP (Barcelona), Vocales: Francisco Mateo Seco (Sevilla-Pamplona), Antonio María Calero de los Ríos SDB (Sevilla), Antonio Mateu (Tremp, Lérida); Tesorero: Juan Cascante Dávila (Barcelona) (lo ha sido casi desde su fundación) , Secretario: Miguel Ferrer (Toledo).

A esta SME han pertenecido destacadas personalidades en los estudios teológicos y bíblicos. Se pueden recordar algunos de ellos: Gregorio Alastruey Pbro, Manuel Cuervo OP, José Antonio de Aldama SJ, Santiago Alameda OSB, José María Bover SJ, Joaquín María Alonso CMF, Ignacio Ortiz de Urbina SJ, etc.

Aun cuando la mayoría estadística de los miembros han sido sacerdotes, sea del clero regular o del clero secular, no obstante también ha habido seglares. Recordamos entre los seglares a uno de los primeros miembros: Sanz Jarque, de Castel de Cabra (Teruel, 1921). Y entre los miembros actuales están el matrimonio María Cuende y Darío (Burgos). También pertenece una religiosa Sor Agueda Rodríguez Cruz (Salamanca).

En realidad esta SME no ha esperado nunca tener un gran número de miembros ordinarios, porque la Mariología no es una ciencia de masas, pero el número de miembros activos vivientes ha estado entre los 40 y 50 miembros; en la actualidad la componen 48 miembros. En cuanto a simpatizantes, colaboradores y otros afines esperamos que en el futuro, habiéndose ampliado ahora mediante la Fundación para los Estudios Mariológicos, los miembros se vean potenciados.

Con singular entusiasmo ha colaborado D. Juan Ros Petit que ha apoyado finacieramente la publicación de los volúmenes de Estudios Marianos, y ha sido el impulsor de la Fundación para los Estudios Mariológicos.

Las condiciones para ser miembro ordinario de la SME: a) tener un título superior en Ciencias Eclesiásticas (Biblia, Teología, Filosofía, Espiritualidad, Patrística, etc.); b) presentar a la Junta Directiva un tema monográfico que ha de ser expuesto en pública reunión sea en un Congreso Internacional, Nacional, o Semana Mariológica, y allí será discutido; c) la aceptación de dicho trabajo por la Junta Directiva; d) la aceptación de dicho nombramiento por la Asamblea General de todos los Socios de la SME; e) publicación del trabajo en el órgano oficial de la Sociedad, e.d. en Estudios Marianos.

Muchos de los miembros ordinarios de la SME pertenecen también a la P.A.M.I. (Pontificia Academia Mariana Internacional), con sede en Roma, y cuyo Presidente nato es el Sumo Pontífice, quien delega ordinariamente en un Cardenal, que es quien inmediatamente tiene relación con el Presidente delegado de la P.A.M.I., quien a su vez se relaciona con los Presidentes de las Sociedades Marianas Nacionales de los demás países.

La mayoría de los miembros ordinarios residen en España, pero hay miembros que residen en el extranjero: Germán Rovira (Essen, Alemania), Gaspar Calvo Moralejo (Roma, Italia), Juan Esquerda Bifet (Roma, Italia), Juan Riestra (Roma).

Según los Estatutos pueden ser miembros de la SME: como miembros numerarios ordinarios los que posean título superior en las Ciencias Eclesiásticas, y por tanto éstos son los que pueden presentar estudios en las diversas convenciones. También existen otros miembros colaboradores, como aquellos que atienden a sufragar los gastos que se originan por las reuniones o congresos, así como por las publicaciones.